martes, 24 de septiembre de 2019

Opciones de financiamiento bancario para emprendimientos


Para que todo emprendimiento se extienda en tiempo y espacio para convertirse en un proyecto exitoso necesita, además de una propuesta de valor llamativa y atrayente para los clientes, recursos económicos que sean el sostén financiero para la expansión y ampliación del proyecto en diferentes ámbitos. Necesita, en pocas palabras, sustentabilidad financiera.


La sustentabilidad financiera de un proyecto puede fortalecerse con el financiamiento interno provisto por sus ganancias y del bolsillo de quienes integran el emprendimiento en las primeras etapas de este, pero el elemento clave y determinante será el financiamiento externo, los recursos económicos de afuera.

El financiamiento bancario es indispensable para todo proyecto que no pueda sustentarse a sí mismo. Actualmente no escasean las modalidades de financiamiento bancario disponibles en el mercado, lo que constituye una ventaja para ti. Tres tipos de financiamiento bancario son los créditos rápidos, los créditos privados y las líneas de crédito.


Microcréditos
Como su nombre indica, los microcréditos son créditos en menor escala. Esta menor escala de financiación implica también condiciones menos rigurosas y difíciles de satisfacer. Esta modalidad de financiación es muy usual entre sectores de bajos recursos por su accesibilidad y la posibilidad de aumentar el nivel y calidad de la vida.

Un microcrédito puede ser muy útil para ti si necesitas dinero para el pago puntual de un instrumento de trabajo que no puedas costar con tu propio capital. Cabe destacar que el importe de los microcréditos es inferior al de los créditos normales, por lo que la inversión no es muy grande.

Créditos privados
Los créditos privados son el capital ofrecido por las empresas privadas. Este tipo de transacciones se caracterizan por su rapidez y enorme importe que recibe el cliente, convirtiéndolo en una vía a considerar si necesitas dinero rápido.

Este financiamiento es más fácil de acceder, pero suele presentar plazos de amortización más cortos y tasas de interés más elevadas que los créditos de entidades públicas.

Por último, tenemos las líneas de crédito. Las líneas de crédito son una modalidad de financiamiento donde el capital se te otorga según lo necesites. Es una modalidad que puede extenderse bastante según cómo uses el dinero, y es susceptible a renovaciones. Las líneas de crédito otorgan un manejo de recursos un poco más limitado que las otras modalidades dado que no tienes todo el capital de una vez, sino en partes. Sin embargo, es una manera más consciente de invertir los recursos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario